Fuera de todo

martes, 2 de noviembre de 2010

5 comentarios  

Soy parte de una civilización difunta. Esa que todos desconocen..
Es donde la nada subsiste y predomina.

En caso de enconrtarse un Zombie

viernes, 29 de octubre de 2010

2 comentarios  

Les dejo una guía de supervivencia Zombi. Seguramente algún día necesitemos algunos recursos en caso de...

Aunque parezca absurdo, existe y está a la venta.
Por si les interesa les dejo el link de descarga.

The Necro Files

2 comentarios  

He visto "The Necro Files 2". Nunca pensé que el morbo podría llegar tan lejos.
y eso que soy fanático del género. Superaría mi tolerancia si no lo viera con humor.

Alegría...

0 comentarios  

Me estremezco de hacer profesión de alegría.
Forjar una sonrisa. Adueñarme de ella.


El punto cúlmine para demostrar que soy un farsante.

Facebook

1 comentarios  

Cuando la estupidez gana por afano...

Nevando Mendoza

miércoles, 4 de agosto de 2010

7 comentarios  


Hoy vuelve a nevar en Mendoza.
Llama la atención sobre como puede influir en mi caracter el estado del tiempo.
Amo los días grises, fríos, con viento, árboles sin hojas, paisajes grises.
Lástima que esto es solo temporal. En unos meses comienza la tortura de los días cálidos, verdes, soleados, etc.

Me prendo uno y me siento frente a la ventana empañada viendo este hermoso paisaje. El humo decora la vista. El humo nebuliza el espacio en mi habitación. El humo activa sensaciones extrañas en mi mente.
Me siento a disfrutar este momento en soledad, viendo la nieve caer...

Mas pensamientos sobre el amor...

lunes, 12 de julio de 2010

6 comentarios  

El amor engendra el sentimiento de la agonía, una tristeza incurable, la desesperación.
A pesar de escribir este pensamiento, vivo entre la caterva como un autómata. Que vive, se enamora y comienza de nuevo. A pesar de que nadie lo perciba

5 comentarios  

Vivir con el temor de un hundimiento inminente...

jueves, 8 de julio de 2010

0 comentarios  

Vivir no cuesta nada...
Cualquiera lo consigue
Emile Cioran

Mendoza Gris

viernes, 28 de mayo de 2010

7 comentarios  


Mendoza = Días grises y algo de lluvia. El momento ideal para encontrarse con uno mismo.
Para REdescubrir que no somos mas que una pequeña porción de materia insignificante y totalmente desproporcionada con el resto.

Similitud entre el ser y la nada.
Yo reducido a esto.

Por suerte tengo la clara y exacta visión de las cosas.
Solo somos eso: una pequeña porción de materia con complejos de grandeza.

10 curiosidades sobre la muerte

martes, 11 de mayo de 2010

0 comentarios  

  • Cuando muere una persona, el oído es el último sentido en perderse, el primero suele ser la vista, seguido del gusto, el olfato y el tacto.
  • Una cabeza humana permanece consciente de 15 o 20 segundos después de haber sido decapitada.
  • 100 personas mueren atragantadas por lapiceros cada año. Es más probable morir a causa del corcho de una botella de champán que por una picadura de araña.
  • El funeral de Alejandro Magno en la actualidad habría costado $600 millones de dólares. Fue construida una carretera de Egipto a Babilonia para llevar su cuerpo.
  • Cuando el inventor Thomas Edison murió en 1931, Henry Ford capturó su último suspiro en una botella.
  • Más de 2500 personas zurdas mueren al año por usar productos hechos para diestros.
  • Ahora lleva más tiempo la descomposición del cuerpo debido a los conservantes de los alimentos que comemos hoy en día.
  • Una eterna llama en la tumba de un cura budista en Nara (Japón) lleva ardiendo 1,130 años.
  • El creador de Star Treck Gene Roddenberry, fue la primera persona en poner sus cenizas en un cohete y ser ‘enterrado’ en el espacio.
  • Kenji Urada, trabajador de una compañía japonesa, se convirtió en la primera víctima mortal de un robot en Julio de 1981, en una fábrica de coches.

El Suicida Irrespetuoso

2 comentarios  


Les dejo este delicado texto de Miguel Hernandez.

"Apartó la mirada al notar su estómago algo revuelto. Le parecía de muy mal gusto, una enorme falta de consideración, que el tal Ernesto de Entrambasaguas, por muy conde que fuera, se atreviera a manchar los libros de la balda de “recomendados”. Más que una excentricidad de anciano noble, que el susodicho se suicidara salpicando a Henning Mankell, Vicente Aleixandre e, incluso, a Pablo Neruda, le pareció de una gran y vil bajeza humana.

Estaba acostumbrada a los excesos de sangre. Ser juez instructor es lo que tiene: la escena del crimen no se limpia hasta que Águeda Villegas cumple el ritual.

- Se pegó un tiro justo cuando el escritor invitado se sentaba para firmar ejemplares. Les jodió el acto central del Día del Libro.
- ¡Qué atrocidad!

El policía creyó que lo decía por su relato, pero en realidad la jueza acababa de descubrir que el libro que estaba justo en el centro del charco de sangre era de Miguel Hernández, tal vez una antología, y le pareció hasta sacrílego. El sargento, animado por el aparente interés que despertaba en Águeda Villegas –por la que sentía , creía, algo más que una simple atracción física aun considerándola inalcanzable,- prosiguió:

- El hombre era cliente habitual de la Librería Lunas. De hecho es vecino, porque vive en la calle Enrique Granados. Entró y se puso a curiosear algunos libros, cogió uno, lo hojeó y se dirigió…
- ¿El que cogió era el de Miguel Hernández?

El policía encogió sus hombros y parecía dispuesto a seguir.

- Averígualo. Puede ser importante para el caso.
- ¿Qué caso? Es un suicidio probado y los suicidios no se investigan. No hay misterio.

La juez lo miró reteniendo entre sus párpados la iracundia. ¿Un hombre se mata en medio de un montón de libros, en una céntrica librería, justo el 23 de abril, manchando innecesariamente un montón de obras y eso no es un misterio? Hasta el día de hoy el sargento le caía simpático, incluso hasta atractivo, y le resultaba halagador y tierno ¡que se ruborizase al dirigirse a ella y toleraba que a veces se saltase el protocolo para llamarla de “tú”… Pero esa falta de respeto, hacia los libros, la irritaba.

Seguramente sus pensamientos se reflejaron en su rostro, porque el policía, sin añadir nada más, se dirigió al librero que, blanco y nervioso, intentaba tranquilizar al escritor, aún más pálido si cabe, y a la docena de testigos del suicido. Le preguntó por el dichoso libro, aunque no entendió la petición de la juez que parecía querer hallar una conexión entre hábitos de lectura y locura temporal. Porque, según manifestaron todos los presentes en insólita concordancia, eso era lo que había atacado inesperadamente al muerto, locura. El hombre estaba tranquilo y, de repente y sin mediar palabra, sacó una pistola, se metió el cañón en la boca y apretó el gatillo. Tras la parálisis de los testigos, algunos gritos, un amago de desmayo y el escritor tomando el mando con un “¡Que nadie se mueva! Lunas, llama al 091”, cosa que el librero hizo sin dilación.

- Juez Villegas, señora, el libro no es de Miguel Hernández sino de Ramón Sijé, el autor que hoy lo presentaba aquí.- Escueto y sin mirarla: para él la jueza había perdido todo su atractivo.
- Señor Sijé… ¿Conocía al muerto?
- No personalmente.- La voz del escritor suena extraña y Villegas intenta averiguar si es porque está conmocionado o si tras su congoja está calculando la publicidad que este acto le va a reportar.- Me documenté sobre Ernesto de Entrambasaguas, un hombre que vivía discretamente desde hacía muchos años y del que poco se sabe, a pesar de ostentar un título nobiliario. Aparece en mi libro. Según mis investigaciones era el cabecilla de un grupo que atacó y denunció a más de cincuenta artistas que podían ser discordantes con el régimen. En el libro se desvela que estuvo tras la detención y muerte de Miguel Hernández, entre otros.

Ahora sí lo nota. En su voz hay un deje satisfacción unido a un ligero temblor. El estómago de la juez Villegas se revuelve aún más y se apoya en la mesa porque la librería, con todos sus libros, los clientes, el librero, se tambalea. Una mano se posa en su hombro, protectora, la mano del policía. Cierra los ojos y oye la voz del escritor que susurra “por las calles voy dejando algo que voy recogiendo: pedazos de vida mía venidos desde lejos”

Autor: Miguel Hernandez

El suicidio by panda

martes, 6 de abril de 2010

0 comentarios  

Moriré y, conmigo,el peso del universo intolerable.
Voy a borrar las pirámides, los medallones,
los continentes y las caras.
Voy a borrar el pasado acumulado.

Haré polvo de la historia, el polvo de polvo.
Ahora estoy mirando la puesta de sol definitiva.
Estoy escuchando la última ave.
No legar nada a nadie.

De "Poemas selectos", de Jorge Luis Borges, editado por Alexander Coleman

babypanda: nkym: tbcl:ナタリー- novia el fin del mundo制作の映画"空気人形"サントラCD

Esto lo encontré acá

sábado, 13 de febrero de 2010

1 comentarios  


Después de tantos años encontré mi mejor compañía, espero que me siga por siempre. La soledad.

1 comentarios  


No puedo salir del dolor, el tormento, la tortura, lo profano, sufrimiento, perversión, calamidad, tedio, hastío. Aunque sé que puedo terminar con todo.

1 comentarios  


Morir lentamente de adentro hacia afuera. Esa es la clave para llevar este suicidio que me acompaña en todo momento sin que lo note la plebe. El vulgo de la gente...